subscribe: Posts | Comments

¿Qué nos puede enseñar la Calle 13?

7 comments

Unos entrenadores de animales que conocí recientemente, me explicaron que sus animales sólo comen cuando trabajan. Resulta que los animales se dejan hambrientos (ésta es una forma, existen otras técnicas), y sólo comen como premio a su buen desempeño. También me enseñaron, que si se tiene la oportunidad de entrenar con asistente, se puede lograr la repetición de una acción, teniendo a uno de los entrenadores como agresor, mientras que sea el otro el que premia. Si quieren que el animal camine de un lugar a otro, pones atrás del mismo, a uno dando latigazos, y en la meta te pones tú con el regalo. Así te conviertes en salvador, y te vas haciendo el camino para la obediencia. No puedo dejar de imaginarme al animal corriendo, y tratando de entender qué es lo que quieren de él. Esto ya para mí dice toda la verdad del mundo, pero claro, tengo más.

Bueno, yo no pretendo enseñarles a entrenar animales, pues eso no es lo que dice el título. Aquí ustedes esperan que yo demuestre algo, y eso es cómo Calle 13, nos enseña. Antes de eso, quisiera que piensen conmigo. Veamos.

Digamos que Calle 13 llega a uno, o a un millón de personas, no importa; y digamos que esa o esas personas, coinciden totalmente con las opiniones del señor 13. Si eso fuera así, ¿qué exactamente están aprendiendo esos consumidores de Calle 13? ¿Cómo exactamente les influye? ¿Qué es lo que aprenden de Calle 13 sus fanáticos? Y no pretendo hablar de contenido obsceno, o de palabras soeces, o esas boberías, yo quisiera ir más profundo, porque Calle 13 enseña igual que todo astro pop, pero no con lo que dice. Eso parece obvio, pero déjeme disgregar brevemente.

Muchos de nosotros hemos tenido perros mascotas, ¿verdad? Pues yo como todos ustedes le he dado con el periódico al animal sobre su orina, u otras gracias. Según el conocimiento popular eso lo cura de hacerlo otra vez, pero según la lógica y los expertos, hacer esto, sólo conduce a que el perro no quiera volver a meter su hocico en la mierda. No todos los estímulos parecerían tener una respuesta directamente relacionada con nuestra especulada o planificada idea de respuesta. Igual, muchas acciones que pretenden ser revolucionarias, podrían serlo, pero no de la forma en que se pretendió hacerlo.

En el caso de Calle 13, los que aprenden de él, no aprenden a pensar como él, porque para eso se necesita tener educación, ir a la escuela, y también ayuda tener papás liberales que nos pusieran a estudiar en sistemas Montessori. Lo que sí les enseña, es a que se puede ser victorioso (el anglicismo sería exitoso) como músico, y vivir el sueño americano, con sólo hablar de ser revolucionario, claro, entendiendo revolución como el proceso de liberación de los oprimidos. Pero para empezar Calle 13 quizá fue casi pobre (pobreza es opresión), pero ya no lo es y esto resulta un problema al momento de reclamar representación de una clase. Ya veremos.

Por eso si lo piensan, igual que el periodicazo al perro sobre la gracia, lo que enseña Calle 13 es que el sueño americano es posible. El punto es que como si fuera poco, el personaje artístico de René, consigue hacerse sentir como un líder. Su rol parecería de director de una revolución planificada por su sello disquero. Pero Calle 13 es un producto. Y sólo se diseñan productos, cuando se estudia un mercado y se vende en él. Nadie habla, si nadie está escuchando, aunque en realidad sería mejor decir que nadie sigue cantando, si no hay nadie comprando discos, o conciertos.

Así que es muy poco probable que alguien aprenda esa parte “revolucionaria” que trata de enseñar Calle 13 en sus canciones, y los que lo apreciamos por ella, no la aprendimos de él. Así que cuando dice que habla por ellos, o por “nosotros”, no sé a quién se refiere, pero está más que claro que el único que sale con mejor posición de vida tras expresar “su” (“nuestra”) opinión, es él mismo. Nadie se está beneficiando directamente del éxito de un astro pop, a menos que directamente el astro del pop le pague el sueldo. De lo contrario, lo que diga el astro del pop, sólo será el contenido del éxito de la cultura astro pop; o sea, la cultura del capitalismo.

Decir lo que otros no dicen pero piensan, es algo que puede hacer cualquiera, pero ganarse la vida haciéndolo sólo lo logran gente como Cobo Santarrosa, y Calle 13. Y déjenme explicar la comparación. Para comenzar, los dos se sienten que están ajusticiando al mundo. Lo primero que los asemeja, sería que usan su poder de medios para adelantar agendas. En ambos casos las de cada cual. Predican como evangelistas, y tienen feligreses igualitos a los de Font. Feligreses que le dan dinero, para escucharlo. Ningún líder por más generoso que sea, podrá liberarse de esa consecuencia en el capitalismo, tampoco podrá realmente salvar a una clase que le esté dando su dinero. Podrá hacer sus buenos actos, pero sabemos que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

Querer predicar desde el privilegio, nubla el juicio. La paz que da el poder, aunque sea precario, desorienta la crítica. Y mientras Calle 13 ataca al alcalde que no lo dejó cantar en un “party” auspiciado por una cerveza, el que está allá lejos por donde dice él que están los que hablan y él sólo es capaz de escuchar, no entienden qué es lo que quiere hacer cuando dice que el alcalde es periquero. Eso sería un problema sólo para los religiosos, u otros conservadores (mi amigo Carpio, dice que la audiencia de Calle 13 son l@s religios@s que juegan bingo, o algo así).

Playlist de videos de Calle 13:

La crítica a Santini (que es un asco de ser humano) es personal, y la quiere hacer popular. Y aunque por casualidad coincida esta vez el ridiculizado con el ridículo, ya vemos que Calle 13, está interesado en usar su posición para fortalecerse personalmente, y no a un supuesto “pueblo” mítico y fantasma, de los idearios del artista. Yo creo que cualquiera debe usar la droga que le parezca y debería ser legal y barata.

El acto populista de sustitución, o a todas éstas la convocatoria a la revolución, no le interesará tampoco a los que entiendan que Calle 13 le canta a la revolución. Todavía no creo que haber escuchado a Silvio todo este tiempo, haya provocado ni un cambio revolucionario, tampoco lo han logrado “Rage Against the Machine”, o “The Mars Volta”, con muchísimo menos tiempo, pero con muchísima más rabia. Todos los nombrados son mis preferidos, que conste.

Pero al final, todo esto de tener fama, consolida al mundo del espectáculo. Con la fama y el “éxito” nos entrenan también. Nos educan las ideas de los buenos y los malos, la de lucha individual, y la de la existencia de mundos ficticios, entre otros delirios. Nos entrenan a encontrar estas cosas, para explicar y entender fácil el mundo. Si se logra ser de uno de los bandos visiblemente, se tendrá una participación garantizada en el ideario popular. Calle 13 está manejando su carrera, para poder retirase de ella. ¡Bien por él!

Pero volviendo al sustitucionismo, creo que decir cosas por otros nunca será buena idea. En otra época se le llamaba a eso ser traidor de clases, y por cierto, ni Marx ni Engels eran exactamente “proletariados”, pero por eso mismo es que creo que la lucha falla. Queremos venir de un lugar que nos describe, a empujar a otra clase social que no nos describe. Un artista de la talla y obvia capacidad de Calle 13, no puede evitar sentir un genuino compromiso con la sociedad, y eso lo respeto mucho, pero ese compromiso, y posible amor, no lo lleva a entender cómo se auto-emancipan otros de su opresión.

La opresión sólo puede ser sustituida por una fuerza igual o mayor, y durará sólo si es producto de un gesto de auto-determinación. Pero existen otras formas, puedes también liberarte siendo capitalista, deportista, o artista famoso. Pero para que acabe la “explotación” económica y social, la lucha tiene que ser de todo oprimido, y aunque apoyemos, no podemos poner nuestras metas “educadas” por encima de su auto gestión; ni nuestro liderazgo, por encima del de ellos mismos.

Por eso para mí está clarísimo que lo que Calle 13 nos enseña, es a creer que es posible cantar y vivir de hacerlo. Los nuevos buscadores del sueño americano aprenderán de él su novedoso modo de crítica a los gobiernos y estados. Eso puede estar “nice”, quién sabe, pero al final Calle 13 es otro producto en el mercado que se vende por su novedad de no querer respetar al estado. Su “edge” le permite ser un bien rentable, encontrar su mercado y definir sus fanáticos e imitadores. Pero al final todos querrán ser exactamente como él: un producto en venta. Y eso sucede, porque la sociedad nos premia con bocaditos cada vez que le gusta lo que hacemos, y nos castiga cuando le desobedecemos, y no es al revés. La Calle 13 está siendo entrenada por el éxito; y sí, también está siendo usado por Adidas.

About Amado Martínez Lebrón

Amado Martínez Lebrón has written 17 post in this blog.

Nace durante el 1973 en Santurce, Puerto Rico. Hizo su bachillerato en Filosofía y Letras en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, y su maestría en Historia. Fundó la Organización Socialista Internacional (OSI) en el campus de Río Piedras. Genera propuestas de arte conceptual, además de escribir, producir, diseñar y coordinar para la industria audiovisual local. Por casi cuatro años promovió artistas plásticos y músicos, en su negocio en el viejo San Juan, llamado Enlaces Café. Es escritor y poeta.

w
  1. solo una cosa prefiero que calle 13 nos cambie en algo y nos haga mejorar como ellos con su musica en vez de escuchar weba.. como el pop que no nos muestra la raliadad y encima venden… haciendo estupideces

  2. osea entonces ya que nos cargue la chingada/verga? NO protestar, no pensar diferente por que ellos tal vez son un producto?

  3. entonce simplemente piensas q calle 13 es un producto enlatado
    Encima de un anaquel, lo sientoo puede que tengas razon pero en muchas ocasiones ellos (por q son ellos no el) ayudan a la comunidad y tributo a la policia tiene muy buen sentido y el les tira a aquellos q tienen el poder y no lo saben usar y aunq ellos tenga el poder ellos lo saben usar y si adidas los usa gran vaina, por q tambn hay una cancion q se la hizo al presidente de puerto rico se llama la ley de gravedad dios creoo q me inspire x una bobada pero ademas el da conciertos para ayudar a a comunidad y le muestra al mundo q es lo que vive latinoamerica y sus mejores cosas

  4. Excelente artículo!

  5. alejandro says:

    no tienes ni puta idea… vaya artículo malo.

  6. Creo que estás confundido con algunas cosas. C13, no es pop,” es música urbana y la música urbana se trata de respeto, se trata de quién escribiendo es el que domina mejor el alfabeto.” Cuando logres sentir, más que entender lo que dicen las letras, lo vas a admirar como todos los que lo seguimos. Yo no necesito que alguien diga por mí, porque yo puedo hacerlo sola, pero no hay nadie mejor que él para expresarse, y qué hay de malo en que él lo haga por nosotros en caso de que así fuere, si logra llegar a millones de corazones con lo que escribe, sean reales, ficticias, con cierto grado pornografico o lo que fuere que trate la letra.

  7. Creo que hay muchos que tienen la idea equivocada con Calle 13, es la única banda que se anima a decir lo que muchs quieren decir y no lo hacen, asiqe me gustaria que el que no sepa o no entienda las letras deje de ser un poco ignorante y se tomen un tiempito y que lo escuchen que van a aprender muchas cosas!

Leave a Reply