subscribe: Posts | Comments

Amanecer cocolo y el tiro de gracia

2 comments

Han pasado seis lunas llenas desde que mataron a Paula y hoy es el Día Nacional de la Salsa.  Róber ha vendido una pieza por ocho mil ocho pesos y ha salido a beber y a enamorar con su camiseta de la portada de Musical Seduction, el clásico de Bobby Valentín. En el centro de su pecho, Laura Ortiz. Una sedosa y aterciopelada diosa con forma de bajo eléctrico se desnuda en infinitas curvas sonoras. Melodías de colores inundan de feromonas la mente del uno y de la otra, la primavera y la poesía, el arte y el dolor.  El campo de pelota huele a sandungueo y alcapurria y Róber se ha enamorado al menos treinta veces en el tiempo y el espacio de once cervezas.

-Es imposible encontrar consuelo ante el paisaje de una bala en la espalda de tu hermana, yo he usado el arte como exorcismo. Mi fotografía se nutre del dolor infinito, del odio al dios de mi madre, del asco y del deseo asesino ante el cabrón chamaco que mató a mi hermana. Se nutre del recuerdo de la insultante alegría de vivir que tenía Paula, del Dr.Oga, mi terapeuta japonés favorito y de su fiel lugarteniente Perico. El asesinato de mi hermana me ha convertido en mejor artista y en peor persona. Y el sentimiento de culpa se me enquista en el corazón y en el cerebro. Soy un hijo de puta y me sobra hasta el pellejo- Róber le habla a la nada, finiquita la cerveza, aplasta la lata en su mano y ensaya una canasta en el zafacón de la esquina. La clava.

YouTube Preview Image

Quítate de la vía perico que hay viene el tren. Snif, snif, esnifa. La cocaína y el olor a orina. El sabor del ron y el sudor del baile y de la salsa, inodoros atestados de risas y fiestas, idas y venidas, entradas y salidas, el soneo salvaje que va prendiendo en sazón caribeño a la orquesta en la tarima.  Róber fuma un cigarrillo tras otro, saludos, abrazos, besos, nalgas prietas, escotes jinchos, labios carnosos como churrascos, pezones como tostones sonrosados de mayoketchup, piernas, piernas y más piernas. Sexo. La mirada de Róber y la velocidad de la luz, la imaginación perversa de Róber y la lengua de la bartender trigueña con dreds hasta las tetas. Bob Marley y la Sonora Ponceña. La creación perfecta de todos los dioses que en la historia han sido, la rebelión de los sentidos, el tacto de su voz en el sabor de sus ojos de bomba y plena.

-Salsa gorda, tropicalismo y popart es lo que he venido buscando desde el más absoluto desconcierto, mi querida Eloisa, te pareces a mi hermana Paula. Eloisa, mi diosa hermosa y preciosa, tienes nombre de musa y corazón de tabonuco, como mi musa residente te nombro en estos momentos. Ríe, ríe bella mía, dame el regalo de tu sonrisa, dame la esperanza de tu mirada. Eres el huracán Eloisa que viene a desbaratar mi vida. Te quiero para mí por siempre. Te voy a venerar como a la reina de Saba, te voy a regalar todas mis entrañas-

YouTube Preview Image

La lengua de Róber planeando atravesar a nado el río grande de Eloisa que separa sus mareantes piernas. La bellaquería de Rober causando estragos, la mano suave como una promesa que le pone otra cerveza. Tragos, tragos y muchos más tragos. Después recuerdos.

La primera vez que Róber y Paula se besaron habían estado fumando marihuana.

En el instante mismo en que sus lenguas se mezclaron­, los padres de Paula y Róber, en la casa de la playa, decidían mandar a su hija a Italia. Paula, encantadora de serpientes, hada, hechicera, Paula mi piccola ragazza.

La segunda vez que intentaron dejarlo Paula le dijo a Róber que no podría vivir sin tocarlo. Róber nació doce minutos antes que Paula. Róber se enamoró de su hermana sin apenas notarlo, se despertó mojado y asustado la noche que la fotografió soñando. A Paula le gustaba sentir la mirada de su hermano gemelo mientras fingía estar dormida, separar apenas las piernas, suspirar teatralmente. Desde el dintel de la puerta el panorama perfecto, la cosmovisión completa, la delicada tersura de la tela marcando decidida la ruta hacia sus labios, el origen de la creación representado en esa gruta de mil montes de Venus, sentir fotograma a fotograma como se le humedecían las bragas.

YouTube Preview Image

–Daría mi ombligo por esos sueños –pensaba Róber. –Paula y el sexo, Paula y el incesto, Paula, Róber y la unidad metafísica del amor –pensaba Paula, titulando en silencio su vida y su novela. Ella era consciente de que todo se había jodido, tenía la dolorosa y sabrosa certeza de que estaban perdidos. -Paula, Róber y el aborto- sentenció susurrando.

 Juan, el cuñado del primo de la amante de Perico. Perico el suplidor del kit de iluminación para mentes obtusas de Róber. El cuñado del primo de la amante de Perico, decíamos, se llama Juan. Juan acepta encargos por 5000 pesos o por un par de inmensas cadenas de oro y platino, Juan prefiere cobrar en prendas, Juan ha tenido que bajar las tarifas por la asfixiante competencia. Juan siempre dice que esta isla del encanto produce gatilleros como el que produce peloteros y que hay talento dondequiera. El estado libre asociado. Asesinos sin complejos.

YouTube Preview Image

Las gotas de lluvia horadaban los adoquines de la vieja ciudad, incansables, metódicas y pacientes como una tortura malaya. Róber deja las joyas, el dinero y la fotografía sobre la mesa, frente a dos whoppers con extra-queso. Juan sonríe como un vendedor de seguros, su sonrisa de platino y oro es hiriente como una lámpara de interrogatorio. No hay preguntas, ya oscurece.

Aquella noche de San Juan en San Juan, Juan enganchó el celular, esa es la parte que menos le gusta de su trabajo, esperar. Por fin, delante, el objetivo, el encargo, la chica de la fotografía atajando risueña por la callejuela adoquinada. De fondo algarabía caribeña, un concierto en la Plaza de Armas, timbales y bongós, el percutor de la pistola y la percusión de la salsa gorda. Pim, pam, pum, fuego.

La luna llena se esconde de los impertinentes primeros rayos de sol. Estamos ya en el ahora. El amanecer del campo de pelota es un desierto repleto de vasos de plástico y latas de cerveza, un reguetonero cocolo rezagado duerme la borrachera en el centro del diamante, sonríe como un político y le brillan los dientes. Se acabó la música, se acabaron los tragos, se olvidaron los recuerdos. Róber ayuda a Eloisa a bajar la persiana metálica de la cantina, le susurra suave algunos disparates y su dedo cartografía la espalda de la sonriente rastafari que no puede dejar de abrazar y besar al hombre que ha estado buscando durante toda su vida. Mientras se hacen una foto, Róber piensa en lo mucho que se parecen Eloisa y Paula. Nada tiene sentido. Duele. Mañana Róber llamará a Juan, usará esa foto. Un buen encargo. Dos personas. Diez mil dólares o cuatro cadenas.

YouTube Preview Image

About Enrique Ramal

Enrique Ramal has written 1 post in this blog.

(Valencia 1976). Guionista de documentales y juntaletras. A los 4 años cambió el Mar Mediterráneo por el Océano Atlántico de las Islas Canarias. Tierra, Mar, Islas. Caribe. Reside en Puerto Rico desde 2004.

w
  1. detestable este escrito el incesto con salsa, no me cuadra por ninguna parte

  2. Esto es una pieza de arte literaria. Detestable es la censura. Un mundo censurado y sin libertad de expresión es un mundo muerto.

Leave a Reply