subscribe: Posts | Comments

Claquetas en L.A.

0 comments




Los cuervos de Alfred Hitchcock me resguardan. Mientras el frío veraniego de Los Ángeles me arropa, la mente me recuerda lo indecible, lo impensable. ¡Estás en L.A., lo lograste! Al menos por una beca de verano: de esas, que te recuerdan que pronto regresarás a tu patria, aun con sus carencias económicas, las ayudas estudiantiles en hold y los grandes anhelos.

Mientras me desayuno un veggie omelette en un restaurancito lleno de headshots, pienso: en los que trabajan horas extra en la cocina, para sobrevivir en la Tierra de los Sueños. En el carné de identidad dudoso del Chaplin “latinito”, quien toma la 222 conmigo para trabajar en la Warner. En los profesores de actuación “wanabí” que pretendieron tronchar nuestros sueños. En la firmita de Jennifer y Marc: en los proyectos fílmicos raw de J-Lo. En la estatua de cera de la Gaga y de Obama, quienes se miran cual imágenes quirales, como espejos. En las “palas” para ser “Official Selection” en festivales locales del gobierno. En los compañeros actores de Puerto Rico. En el español predominante de L.A., los abundantes “mexas” y los “gays-hetero”. En Trump, en Meryl Streep y en Madonna. En los egos de los casting directos: simplemente, aún en la distancia, pienso en Puerto Rico, los sueños.

Hoy, la escuela neoyorkina de cine en L.A. está desierta. Mi primer día libre, luego de varias semanas intensas y doce nuevos proyectos. Los boricuas “la ponemos” donde sea, me digo: como quien no pretende ser jactancioso, sino honesto. Contemplo las letras gigantes, aún sin molinos ni vientos. Todo ello, luego de caminar por “la de Santurce”, pero con miles de estrellas en el suelo. Los Ángeles es tan mía, tan de todos, tan nuestra: no es tan glamorosa como las películas la pintan, pero es más inmensa que el Cielo.

Elevo una oración por los grandes artistas: aquellos que nos hicieron vivir y fueron embajadores de rostros etéreos. Cierro los ojos y pienso: cuando veremos que nuestro talento es gigante y que sí podemos tener un “boulevardcito” como el de Hollywood. Mientras termino estas líneas, ya el pietaje se me acaba. Ya mañana serán otras musas: ya “ahorita” se harán nuestros sueños.

[Publicado en El Nuevo Día]

About Ariel Orama López

Ariel Orama López has written 34 post in this blog.

Psicólogo Clínico, Coach Certificado de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching, Autor de los libros: Psicología como profesión: Orígenes y tendencias y Sinapsis Crëativa: Crea.tu.Universo. Contacto: droramalopez@gmail.com

w

Leave a Reply