subscribe: Posts | Comments

Day-O: Bananas, Beetlejuice y Belafonte

1 comment

YouTube Preview Image

Cuando se habla de demonios y dulces, hay que recordar la canción “Day-O” de Harry Belafonte. Todo es culpa de la película Beetlejuice (1988) y la escena cuando la familia de Lydia es poseída por la pareja fantasmas (los Maitland) durante una cena en la cual su madre Delia comienza a entonar la canción mientras los demás bailan poseídos. La posesión se convierte en entretenimiento y placer para los invitados y en desilusión para unos fantasmas que intencionaban asustarlos. Supone una crítica a la psiquis de la sociedad Americana consumista. We seek the thrills.

Harry Belafonte fue un activista, músico y actor nuyorquino de origen jamaiquino, dedicado a la lucha por los derechos civiles en la década de los 50s. La canción “Day-O”, conocida también como “The Banana Boat Song”, habla de la jornada nocturna de los trabajadores jamaiquinos dedicados a exportar guineos/bananas. Esta canción fue el hit de Belafonte, en su álbum Calypso (1956). A pesar de que fue vendida comercialmente bajo el género del calypso, “The Banana Boat Song” en realidad pertenece al género jamaiquino del “mento”, música folclórica de Jamaica que usualmente se confunde con el calypso, el cual proviene de Trinidad y Tobago. La canción fue originalmente compuesta por trabajadores jamaiquinos y ha sido adaptada por diversos músicos. Al considerar el origen de la canción y el activismo de Belafonte a favor de África al momento de la producción de Beetlejuice (en la década de los 80s estuvo muy activo), se hace natural inquirir sobre la relación entre la canción y la película. Quizás haya sido solo por añadir otro elemento jocoso y no haya algún significado atado a dicha decisión, pero aún así no es posible resistir preguntar por qué escogieron dicha canción para la película junto a “Jump in the Line”, otro tema de Belafonte.

Hay que notar que la canción proviene de Jamaica y dicho país se ha asociado con el vudú y las leyendas de “zombies” (igual que se ha hecho con Haití). La canción tiene un coro de voces que representa a los trabajadores en plena unión musical durante la jornada y le sube el creep factor a la canción. La “jornada nocturna” de la cual se habla puede aludir un poco a los gravediggers del vudú o a los mismos espíritus y fantasmas a quienes les rendimos culto en Halloween. El personaje del “tallyman”, el encargado de pagar a los jornaleros por las libras de bananas, alude un poco al personaje mítico de la muerte; el jornalero debe someter su trabajo al juicio del tallyman al final de la jornada.

“Come Mister Tallyman, tally me banana”
“Daylight come and we wanna go home”

El vudú en Jamaica es conocido como “obeahism” y el/la sacerdote/iza es quien se encarga de recoger espíritus para hacer “un trabajo”. Quizás Danny Elfman, compositor del soundtrack de Beetlejuice, vió al tallyman como algún tipo de doctor brujo. De hecho, en la película de Beetlejuice aparece un doctor brujo, quien al final le otorga a Beetlejuice su merecido castigo al encogerle la cabeza. De cualquier forma, hablamos de guineos y zombies. También es posible hacer una lectura de crítica social dirigida hacia la imagen de otredad con la cual el mundo Americano, blanco y suburbano, ha percibido a los negros pobres: fantasmas sociales, ignorados y temidos. Aquí entraría la figura de Harry Belafonte como activista y defensor de asuntos de la raza y posiblemente el uso de la canción haya sido influenciado por alguna identificación con su causa y desear promover el nombre de Belafonte.

Quizás todas estas lecturas no fueron intencionadas y la verdadera razón fue que a Danny Elfman le encantó la música de Belafonte. Al considerar que al álbum de Belafonte se le atribuye la introducción del “calypso” al mainstream de la audiencia Americana, es posible que Elfman solo haya intencionado añadirle un toque más de diversión y de exotismo a la visión de Tim Burton de intervenir un aburrido setting suburbano Americano con todo un mundo de monstruos y música tropical.

[publicado en PuertoRicoIndie.com]

About Sheyla Rivera

Sheyla Rivera has written 36 post in this blog.

Escritora, músico y gestora cultural. Nació en Puerto Rico en la década de los 80s, entre el campo y la urbe. Completó un bachillerato doble en Psicología y Sociología en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, y cursó la maestría en Medios y Cultura Contemporánea de la Universidad del Sagrado Corazón. Se destaca en el manejo de organizaciones artísticas sin fines de lucro, cultura visual japonesa, estudios de género y teoría cultural.

w
  1. Disfruté muchísimo del artículo. Voy a re-visitar Beetlejuice. Saludos.

Leave a Reply