subscribe: Posts | Comments

DE (POETAS) MUERTOS

0 comments

Young Robin Williams

Un ave de ébano aterriza directo en mi parabrisas. Dos segundos después, aparece un sorpresivo homenaje póstumo para Robin. Como una señal misteriosa a lo Hitchcock, la realidad mediática me enfrenta con la fantasía fílmica. Hace mucho tiempo no enseñamos los incisivos, a “lo Williams”.

No solo nos hizo reír: nos sanó con la nariz roja de Patch Adams y nos educó de una forma poco ortodoxa, con su Oh “Captain! My Captain!” Como Dante, nos transportó al balance cíclico de la Tierra e incluso al infierno, por el amor y por las almas gemelas. Nos enseñó a creer en una tripleta de deseos como Genio y en el poder (bicentenario) de los milagros.

Más allá de los asuntos inherentes al tipo, color, textura, cantidad, razones, mitos, suposiciones y efectos de la aparente sobredosis de droga, me interesa más la rima asonante de este “necropoema”: la aún ignorada y subestimada depresión. Mientras tanto, ¿cómo se maneja a este mal llamado “cuervo negro” en Puerto Rico?

“Eso se quita rezando, declara tu milagro”, responde la pastora nesciente a la joven que solloza silente, quien desconoce las implicaciones del concepto “síntomas neurovegetativos”. “Utilicemos un diagnóstico falso como excusa para remover a un menor”, susurra el licenciado antiético a su defendido maltratante, mientras se entreteje todo un caso de falsedades y ataques personalistas.

“Si es colega y lo posee, se tiene que enterar hasta el gato”, susurra el expertito abusador de poder, quien olvida que en su “récord vitae”, aparecen peores diagnósticos y aún se atreve a tirar la piedra.

“Esa poca vergüenza se te quita alegrándote, o poniéndote a hacer algo”, le dijo la madre de genes tristes al adolescente en riesgo.

“No solo de pastillas vive el hombre”, debate el psicólogo experto con el psiquiatra “farmacéutico”. Tiene razón: cada caso es distinto.

Si el suicidio de Dead Poets Society estuvo justificado en su argumento (con todo y la corona de teatrero, esa que nos ponemos muchos como actores, aun el poco aprecio familiar al arte o de las pérdidas económicas del camino “no certero”), imagínense el de Don Williams: una creciente de río puede ser más fuerte que un águila calzada.

El poema de la vida tiene métricas misteriosas. Ya lo dijo el mismo Robin en los poetas muertos: “la poesía no tiene ni estructuras, ni normas”. Carpe diem, no juzguemos y vivamos el momento: todavía nos queda mucho por descubrir en torno a la vida detrás de la vida. Incluso, ¿qué es la muerte? Un gran soneto.

No etiquetes, ni supongas: Incluso Robin –con risas, en versos, desde el Cielo colorido de What Dreams May Come- planeará por el firmamento. Su legado yace eterno. Hemos perdido a un gran Poeta y no se fue su culpa. ¡Edúcate!: Dios sí se apiada de las almas “negras”.

About Ariel Orama López

Ariel Orama López has written 34 post in this blog.

Psicólogo Clínico, Coach Certificado de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching, Autor de los libros: Psicología como profesión: Orígenes y tendencias y Sinapsis Crëativa: Crea.tu.Universo. Contacto: droramalopez@gmail.com

w

Leave a Reply