subscribe: Posts | Comments

Dios con minúscula

5 comments

"No God", public domain


Alrededor de 1,500 años A.C., una tribu de guerreros con reses, invadió el norte de la India. Conquistaron a la fuerza una raza educada, y le impusieron un sistema de castas para justificar la explotación racial. Los sacerdotes y el poder los convencieron de que si aguantaban la opresión, podrían llegar a ser los reyes en otras vidas. Así nació la reencarnación y el hinduismo.

La idea de dios es larga, con ella han luchado toda la vida los oprimidos, porque es la más vieja forma de opresión, porque su estructura inventó al estado, y porque el estado nunca se ha separado de dios. Escribo “dios” en letra minúscula porque creo que sólo se usa con mayúscula cuando empieza una oración. Mi intención no es asesinar a dios, o destruirlo (eso ya lo hizo Nietzsche), mi deseo es que entiendan que no existe y que nunca existió. Y el insistir en que “entiendan” que tampoco existió ningún dios en el pasado, podría parecer de primera instancia estúpidamente obvio, pero no lo es.

No todos entienden la humanidad como histórica, pero mucho menos entienden al humano como un animal regido por su biología. Me explico. El ser humano de hoy, es el producto de la ruta humana. Todo lo que somos, pensamos, y hacemos, desde besarnos en los labios hasta saludarnos dándonos las manos en un apretón, tiene un origen biológico, y una explicación antropológica, pero una fuerza de realidad incuestionable al nivel psicológico que entonces, nunca cuestionamos. Veamos.

YouTube Preview Image


Las madres, cuando destetaban a sus crías, debían mascar los alimentos antes de pasarlos con un beso en la boca a sus bebés. Ese beso, tan extraño como podría parecer, se convirtió en símbolo de amor. El beso en la boca es pasar alimento del “espíritu”, es darse. Ahora el mundo sólo da sus labios cuando tienen la boca llena de amor, porque ya viene envasado el beso mascado y le llaman “Baby Food”, aunque creo que nada podría superar la acción de alimentar así a un bebé.

Saludar con la mano es otro símbolo de darse abierto, desde donde no oculto nada para atacarte. Te doy la mano como te doy un obsequio. Ahora se preguntarán, y qué tienen que ver estos ejemplos con dios, y creo que ahí es que entra la caída poética del sueño divino.

La historia humana nos cuenta que los creyentes pasaron el gesto de adorar a la tierra, a la preñez, el sol y las tormentas, como pasaron el beso en los labios como símbolo de amor. Se pasó el creer en dios como se pasó el apretón de manos para cerrar un trato. Y el dios cambiaba con el paso de la ignorancia al conocimiento, pero la idea de dios no desaparecía. Cambiamos de dioses y dueños pero siempre tenemos dioses y dueños.




La idea de dios parecería entonces estar incrustada en alguna parte permanente. Podría parecer estar dada en los genes, pero no es así. Lo que tenemos es una inclinación a aceptar información cultural sin cuestionar, en ciertas etapas formativas de la niñez, que nos facilitan adquirir conocimiento por imitación y que grabamos en áreas del cerebro que están destinadas a ser inamovibles. Se nos inserta dios en la niñez como se nos injerta el comer comida cocida, o bañarnos con agua. Alguna vez se han preguntado por qué bañarse es algo que sólo se puede hacer con agua. ¿Será por su dominio del planeta, por su aparente abundancia? Es difícil saber.

Un ejemplo de ese proceso de aprendizaje cultural o social si se quiere, es el de los monos del proyecto laboratorio que se encuentran en un islote en las afueras de Fajardo. Allí tienen una comunidad de monos Macacos Rhesus que lavan la comida en el mar antes de ingerirla. Según cuentan los investigadores, existió una hembra dominante, que lavó por primera vez las papas que le dan, en el agua salada. Los demás, que por naturaleza de primate, copian las acciones de los más fuertes o aptos, le imitaron el gesto. Pero si lo piensan, lavar en cada bocado un pedazo de papa en el mar es descubrir que la sal sazona. El gesto se copió porque sabe mejor la papa con sal. Lo descubrió un individuo, pero se repitió por que fue buena idea.


"The Architect", public domain


Volviendo a dios. Los que mencionaron a dios por primera vez, tuvieron privilegios. Le regalaban las papas y él o ella las sazonaba con dios. Entonces dios pasó a ser bueno para algunos, pero decía que era de todos. El punto es que desde que nació dios, el mundo lo ha pasado de generación en generación junto con el gesto cultural invisible, en las etapas de formación.

Dios, cambia y toca todas las formas de nuestro pensamiento. La sociedad entera ve el mundo, piensa y planifica su vida con las formas que dios adquiere en lo cotidiano. Dios está como el apretón de manos, metido en lo más profundo de nuestra estructura cerebral. Yo en lo personal calculo que su presencia en la palabra, y por ende en el pensamiento, su existencia en la forma de administrar el poder y en la forma de pensar sobre la vida, dentro de una sensación de eternidad, existe porque dios nos construyó, mientras lo construíamos. Si pudiéramos pensar sin dios, el mundo sería otra cosa, pero no puedo imaginarlo todavía.


YouTube Preview Image





About Amado Martínez Lebrón

Amado Martínez Lebrón has written 17 post in this blog.

Nace durante el 1973 en Santurce, Puerto Rico. Hizo su bachillerato en Filosofía y Letras en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, y su maestría en Historia. Fundó la Organización Socialista Internacional (OSI) en el campus de Río Piedras. Genera propuestas de arte conceptual, además de escribir, producir, diseñar y coordinar para la industria audiovisual local. Por casi cuatro años promovió artistas plásticos y músicos, en su negocio en el viejo San Juan, llamado Enlaces Café. Es escritor y poeta.

w
  1. Amado Martínez says:

    Aquí un link a un vídeo que nos habla más de los Macacos Rhesus:

    http://www.dailymotion.com/video/xbtwtj_inteligencia-de-los-macacos-rhesus_school

  2. Muy buen artículo, solo quería comentar lo del agua, tengo entendido que utilizamos el agua para bañarnos simplemente porque es un líquido que “lava” o remueve la suciedad, el jabón fue necesario después debido a que el agua no penetra en espacios o ranuras demasiado pequeños por su viscosidad, el jabón lo que hace entonces es diluir el agua, a modo de hacerla menos viscosa y permitir así que logre entrar a esos espacios donde sola no le es permitido entrar.

  3. Amado Martínez says:

    Muy buena descripción Kojik69. Añado, que antes del uso del jabón, que se hace con grasa, para remover del cuerpo el sebo de la piel, que es otra grasa, se frotaban con agua arena o harinas. También se conoce que Cleopatra se bañaba con leche de cabra pero los egipcios comunes de 5,000 años antes de nuestra era, se limpiaban con aceites que se frotaban.

    Y aunque muchos animales gusten del agua, otros usan tierra para limpiarse, o se frotan hierbas. Pero eso sí, el agua parece tener una relación especial con nuestra historia evolutiva. Algunos expertos creen que somos monos desnudos ( Desmond Morris bautizó así a la humanidad y me parece genial), porque perdimos como los delfines, nuestro pelaje, como consecuencia de un periodo de nuestro pasado en donde pasábamos mucho tiempo en el agua. Gracias por leer.

    Amado

  4. Muy buen artículo. Creo que también te interesaría como Carl Sagan da cuenta del origen de las sonrisas. Si no me equivoco, aparece en su libro Dragons of Eden: Speculations on the evolution of human intelligence. Las sonrisas evolucionaron como una forma de dejarle saber al otro que mis dientes, aunque los tengo (en algún momento de nuestro pasado antropológico fueron más impresionantes que ahora), te los enseño todos, pero decido no hacerte nada con ellos. Una sonrisa es entonces, una señal de que te puedo joder, pero no quiero. Debes saber que están ahí, las herramientas para joderte, mis dientes.

  5. Victor Santiago says:

    Dios ha sido siempre un instrumento de poderosos para someter débiles. Es una forma de obtener privilegios gratuitos medianto el engaño. Si no fuera un concepto tan dañino y peligroso, sería inconsecuente. Pero la violencia que engendra esa creencia, los daños a la sociedad, a la crianza, al progreso, a la libertad, a la vida nos hace detestarla y combatirla. La base de todas las relgiones es simplemente inmoral, y sus adeptos cometen inmmoralidades pensando que su dios se los manda. Se inhibe la sexualidad, se imponen ideas anti libertarias para que las personas se sometan. Y encima de todo es una chifladura irracional que si no fuera tan dañina nos daría risa, si no fuera tan peligrosa nos daría lástima (Serrat). Yo no me ando con chiquitas. El que es adepto a una religión pertenece a uno de dos grupos, a los idiotas a a los malvados.

Leave a Reply