subscribe: Posts | Comments

Hay Que Llegar

4 comments

Sebastiano Conca, The Vision of Aeneas in the Elysian Fields, c. 1735-40

“Sobre ti, edificaré mi iglesia”. La primera vez que compartí con Pedro, no hubo vítores, fundamentalistas ni compuertas secretas. Un muchacho querendón, trotamundos y de buen hablar esperaba contiguo a este servidor en el teatro. No conversamos de VIH, de seres diversos ni de críticos ortodoxos. Menos, de las nuevas reformas –y otros gajes migratorios– de Obama. ¿Cuántas piedras habrá recibido Pedro en su vida? ¿Cuántos “libres de pecado” habrán lacerado su corazón de hierro?

Con el 2012, el cataclismo holográfico –“alias Fin del Mundo”– trajo consigo un sinnúmero de cambios: Gaia jugó a “Operation” con varios sismos localizados. Súbitamente, un rayo desplazó a un Benedicto cuestionable por un Francisquito latino y de pocas prendas. Cuba y Miami esperan sigilosos los días finales de Fidel “and company”. Corea del Norte, del Sur y USA siguen jugando a “G.I. Joe”, en un conflicto bélico que mi niño interior jamás entenderá. Los venezolanos viven en conmoción –amigos “twitteros” me lo confirman– ante un presidente presente-ausente y un futuro incierto al que todavía le temen. La cotizada muñeca fue desplazada, mientras las buenas noticias –así como las aventuras de cacerío de Cid Marie– forman parte de nuestra tele.

La Era de la Hermandad ha llegado, le guste a quien le guste. Las luchas por los derechos de los marginados trascienden los tiempos de crisis. Mientras existen las preocupaciones de un destino errático en un mundo globalizado, Pedro Julio Serrano será laureado pronto, en tierra foránea: mucho sabremos de él, en los años venideros. Incluso será “piedra” y “eslabón” en la política del país, quieran  o no: lo intuyo. Son otros tiempos, otra estirpe, otra raza. El paraíso se construye en la Tierra: lo que no contribuya a ello, por condición vestigial –o por selección natural darwiniana–, la naturaleza lo eliminará para siempre.

No hablemos de promesas bíblicas o Semanas Santas, si en nuestro terruño aún construimos, con un átomo de fuego, la discordia entre los hermanos. Ya lo dijo Jesucristo: “el que esté libre de pecados”. Y también lo dijo Draco: “hay que llegar al fin del Mundo, al paraíso prometido”.

About Ariel Orama López

Ariel Orama López has written 34 post in this blog.

Psicólogo Clínico, Coach Certificado de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching, Autor de los libros: Psicología como profesión: Orígenes y tendencias y Sinapsis Crëativa: Crea.tu.Universo. Contacto: droramalopez@gmail.com

w
  1. Me gustan tus escrito, hoy conocí a Cameo,una chica venezolana que hizo que mi corazón fibrilara. Vive en carne propia la angusta y el dolor de su PATRIA.

Leave a Reply