subscribe: Posts | Comments

La democracia es un zafacón

2 comments


Me gustaría que antes de leer mi nota, se tomen unos minutos para ver el vídeo que les pongo abajo. Pero una vez lo vean, regresen a leer el resto porque es sólo mi preámbulo. Vayan que aquí les espero, si regresan:

YouTube Preview Image

Cada vez se me hace más clara la incapacidad que tenemos los humanos de deshacernos de cosas que no nos sirven.  Utilizaré como metáfora la basura física porque para mí simboliza el problema social e ideológico que nos atormenta hoy día como consecuencia de haber sido incapaces de botar lo que nos estorba y nos detiene, aunque eso implique comenzar por entender que nada de lo que nos rodea es basura. Tras ver el vídeo que aquí les puse, se me comenzaron a redefinir algunas palabras que por usar mucho ya no pensaba. Veamos.

basura.

(Del lat. versūra, de verrĕre, barrer).

1. f. suciedad (‖ cosa que ensucia).

2. f. Residuos desechados y otros desperdicios.

3. f. Lugar donde se tiran esos residuos y desperdicios.

4. f. Estiércol de las caballerías.

5. f. Cosa repugnante o despreciable.

6. f. coloq. U. en aposición para indicar que lo designado por el sustantivo al que se pospone es de muy baja calidad. Comida, contrato basura.

La Real Academia Española dice que la basura es lo que ensucia. Lo asocia con lo desechado y  lo desperdiciado. Luego de las imágenes vistas en el vídeo que les invité a ver —y de tratar de encontrar cómo se puede racionalizar ese asunto del plástico flotante en los océanos— empiezo a reevaluar el concepto de basura. Más que ser lo que ensucia, me parece que debe ser definido como lo que envenena y mata, y al mismo tiempo lamento haber tragado tanta agua de mar en mi vida.

Primero, debo aclarar que para mí la basura no debería existir ni como idea, pero existe. Creo que la idea de que exista algo que pueda declararse inservible e inutilizable, me parece más una descripción de la mentalidad social y sus prioridades, así como de su falta de imaginación, que una cualidad de los objetos inanimados.

Quizás se preguntarán a dónde voy con esto. Les respondo que llegué a la basura al pensar en la democracia. Miren por qué.

Alguien que respeto mucho me dice que la democracia es un problema casi al nivel de la basura. Me dice que el ejercicio de votar cada 4 años no sirve y no puedo evitar estar de acuerdo. Aún así, traté de defender la democracia y llegué a decir que yo tampoco creo en los conceptos como leyes pero que, sin embargo, creo que peor sería no tener la idea de democracia. Considero que la democracia de hoy es inclusive opresiva pues responde a los intereses de la explotación económica. Pero igual, democracias pueden haber muchas.

Existieron: la democracia griega esclavista y machista, la directa, la democracia liberal y la social-democracia. Pero aún hoy que tenemos una democracia representativa o indirecta que nos aleja de la toma de decisiones, existen otros espacios en su interior donde se permite que la otras democracias se manifiesten. En muchas organizaciones sociales se toman decisiones en pleno.

La existencia de una forma de democracia participativa, aunque sea en grupos pequeños, nos sugiere que esa forma podría dominar si se multiplica su práctica. Pero aclaremos que igual que existen condiciones sub-sociales con democracia participativa, existen todavía mucho más instancias dictatoriales.

Las formas de gobierno del futuro vendrán de condiciones que ya pululan en la sociedad y que con su expresión se lograrán hacer visibles como mejores formas de dominio.

Parte del argumento al defender la democracia reside en la idea de que un individuo dentro de una sociedad es como una célula en un cuerpo. Si nos regimos con normas que convierten a individuos en escoria, enfermaremos parte del cuerpo social. La irracionalidad de estas formas “liberales” de gobierno radica en que aunque triunfan hoy, destruyen el futuro mientras lo hacen.

Nuestra sociedad hace cosas brillantes pero lo logra mientras enferma otras. Esto es una actitud que ignora que la humanidad es un organismo que depende de su integridad. Esto significa que si el capitalismo crea pobreza y desventajas, las consecuencias de esa pobreza irán en detrimento del planeta y del humano como organismo. Eso nos vuelve al tema de la basura porque la contaminación es consecuencia de los “beneficios” concretos que disfrutan algunos individuos en la sociedad.

El rol de los humanos en la producción, así como la producción misma de bienes, es resultado de la acción de unos medios a los que parecerían serles inherente la autodestrucción. En palabras sencillas, sacrifican todo por ganar dinero. Debemos notar que son una minoría los que establecen estas prácticas, y lo logran por la fuerza.

Como dice Robert Wright, en “The Moral Animal”, la propagación de ideas en la sociedad, a través de las luchas entre la variedad de organizaciones de conceptos, surge del mismo medio ambiente como si las ideas fueran mutaciones en sistemas de microorganismos. Me explico.

En los mundos unicelulares en ocasiones ocurren formaciones que a través de la mutación adquieren una cualidad que los replica, haciéndolos triunfar sobre los otros. El cáncer es un ejemplo de un tipo de reproducción celular exitosa porque crece rápido y con fuerza. Sin embargo, así como la idea de la basura, el cáncer destruye su mundo con su éxito reproductivo; por lo tanto, desaparece una vez mata el cuerpo en el cual reside.

Howard Bloom, en su libro “The Lucifer Principle”, describe la propagación de las ideas con la metáfora de los “memes”, (que Richard Dawkins ha definido como una forma de difusión cultural equivalente a la reproducción genética) al señalar que las ideas tienen un origen material y compiten por las mentes de los individuos como compiten los genes (los seres vivos) por recursos y privilegios reproductivos. Si una idea no gana adeptos, esa idea es dominada.

Puede ser que “mejoremos” el concepto de democracia hasta hacerla realmente participativa pero igual es posible que no ocurra. Puede también que dominen otros tipos de sistemas que están dentro de la “cultura grande” del capitalismo y que ya conocemos.

Veamos esto. Mucha gente piensa que el fascismo es una cosa distinta al capitalismo. Sin embargo, todos los que son empleados en compañías privadas viven una forma de dictadura al nivel del fascismo. La fórmula de dirigir un país como una empresa, como el gobierno actual de Puerto Rico, por dar un ejemplo, proviene de esa mentalidad del jefe corporativo que cree que las riquezas que maneja son su patrimonio y sirven para beneficio exclusivo de sí mismo, como premio por haber alcanzado el poder político.

Estos sistemas, como los de jefes de empresas, no aceptan insubordinación y tampoco permiten que le roben sus bienes robados.  Parten de la idea de que son merecedores de poseer recursos naturales de forma privada. El fascismo copia la estructura de gobernabilidad de las corporaciones.

Así entonces, una empresa puede decidir sin preguntar, consultar o llevar a votación las cosas que podrán llevar a todos al fracaso como especie; porque la democracia no existe en la empresas.

Existen muchos pequeños sistemas dentro del capitalismo “democrático” en el que vivimos. Dentro de la misma constitución han habido muchas democracias en EEUU, como la esclavista, por dar un ejemplo. Hoy hay formas distintas que coexisten a la vez. La democracia que muchos queremos existe en pequeños grupos y núcleos. Su estructura puede ampliarse si lo requiere y si se demostrara su fuerza, en el caso que la tuviera. Habrá que ver.

El sueño de la democracia parte a mi entender de nuestra condición de organismo social. Por esa razón nos apiñamos en ciudades, nos apretamos y nos definimos por grupos; emigramos, comemos, y pensamos. La democracia parece una consecuencia obvia de esa estructura social de necesitar contar con el otro. Contarlo, literalmente, es definirlo como igual, pero igual es elevarlo al rol de aliado y no de contrincante.

Nos formamos en grupos y eso define el origen de procurar tomar decisiones entre todos y la mayoría. Sin embargo, me dice mi amigo que la mayoría suele ser tonta y se equivoca. Yo le contesto que entonces tendrá que pagar por sus errores.

About Amado Martínez Lebrón

Amado Martínez Lebrón has written 17 post in this blog.

Nace durante el 1973 en Santurce, Puerto Rico. Hizo su bachillerato en Filosofía y Letras en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, y su maestría en Historia. Fundó la Organización Socialista Internacional (OSI) en el campus de Río Piedras. Genera propuestas de arte conceptual, además de escribir, producir, diseñar y coordinar para la industria audiovisual local. Por casi cuatro años promovió artistas plásticos y músicos, en su negocio en el viejo San Juan, llamado Enlaces Café. Es escritor y poeta.

w
  1. MaximusRex says:

    great post as always …

  2. Amado Martínez says:

    Gracias Maximus!

Leave a Reply