subscribe: Posts | Comments

La Huelga Estudiantil como metáfora de Unidad Nacional

8 comments



Barricada en el porton de educación (Foto: Yamil Corvalán)
Barricada en el porton de educación (Foto: Yamil Corvalán)


Existen momentos particulares que logran inspirar un sentir igualitario en la difusión de ideas entre varias personas. Momentos, que de una manera u otra, recogen el descontento colectivo de distintos sectores y logran expresarlo en una sola voz. Para mí, la Huelga indefinida decretada por la Universidad de Puerto Rico-Recinto Rio Piedras- a partir de la medianoche el 22 de abril de 2010,  ha logrado este fin. De forma algo imprevista, la lucha propia de la única institución de educación pública del país ha acogido las preocupaciones de un gran sector de  ciudadanos que se han unido al estudiantado para decir “¡Basta ya!” a las tendencias abusivas de la presente administración. La causa estudiantil ha logrado servir de agente catalítico al despertar una amplia serie de manifestaciones y protestas del país que han  aprovechado el llamado de la Huelga para expresar sus propias inquietudes. Entiendo que la lucha estudiantil ha avivado nuevos ánimos para combatir la agenda neoliberal de Luis Fortuño y el partido en poder, brindando nuevas esperanzas a muchos afectados por las acciones de la misma.

Luego del celebrado Paro Nacional del 15 de octubre 2009, en el cual aproximadamente  60,000 puertorriqueños marcharon por las avenidas principales del país, inexplicablemente nos arropó una gran nube de  silencio general. Pudimos observar  una especie de “tiempo muerto” en lo que concernía a las luchas sociales contra las políticas pungitivas del Gobernador, que de manera irresponsable, han dejado a cerca de 24,786 personas desempleadas. Sin embargo, me parece curioso que luego de iniciarse el Paro Académico de cuarenta y ocho (48) horas decretado en la Asamblea General de estudiantes en la UPR-RP y el cual comenzó el 13 de abril de 2010, notamos un incremento en ese espíritu de lucha en los distintos sectores.

Distintos gremios tales como  la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), Asociación de Psicólogos de Puerto Rico (APPR) y la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) han demostrado gran solidaridad con la lucha estudiantil desde el principio, donando agua,  comestibles y constituyéndose en partícipes activos de los piquetes frente a los portones del Recinto. El mayor apoyo se observó cuando la Federación de Trabajadores de Puerto Rico, una coalición que agrupa  13 gremios sindicales, llevo a cabo una protesta por el Informe Presupuestario del Gobernador frente a los portones de la Universidad. Los gremios sindicalistas sustituyeron El Capitolio, lugar acostumbrado para sus protestas, por el recinto riopedrense de la UPR para solidarizarse con el movimiento universitario y elevar sus voces de lucha contra la presente administración.


Marcha frente a los portones (Foto: Yamil Corvalán)
Marcha frente a los portones (Foto: Yamil Corvalán)


Se ha fortificado la lucha por la educación pública en más de ocho recintos que han declarado paros y, gracias al apoyo de estos distintos gremios, ha subido la presión sobre la administración universitaria. Los estudiantes tienen una agenda muy clara que, por conducto de un Comité Negociador que represente al estudiantado, intenta exponer a la Junta de Síndicos que hasta el momento han evitado una negociación clara y justa con los protestantes. Este Comité Negociador fue creado en la asamblea del 13 de abril y está compuesto por 16 miembros que representan distintas organizaciones estudiantiles. Una de las exigencias principales del órgano negociador del estudiantado consiste en eliminar la Certificación #98, documento cuyo propósito es suspender las actuales exenciones de matrícula para estudiantes sobresalientes, atletas y varios otros. Otro de sus objetivos es que les concedan  mayor participación en los cortes presupuestarios que administra la Junta de Síndicos. Finalmente, el objetivo ulterior de los reclamos del estudiantado es crear un ambiente justo para que ninguna de las partes se coloque en desventaja.

Sin embargo y, desafortunadamente, se están tergiversando los objetivos de lucha del estudiante sobre la causa por la cual estos cabildean. Se está  tratando de crear una atmosfera negativa sobre su lucha, debido principalmente a la desinformación general de muchos medios. Están tildando a aquellos  estudiantes participantes de la huelga con epítetos erróneos como “radicales” y “delincuentes” para tratar de derrotar y burlar sus esfuerzos por preservar una institución educativa que acoja a todos los sectores de la sociedad por igual, tanto a los pudientes como a las personas de escasos recursos económicos.

Considero que la mofa mayor fue incitada por el mismo Gob. Luis Fortuño, durante su Informe Presupuestario el 26 de abril, cuando indicó: “…a las autoridades universitarias les digo: estamos aquí, listos y dispuestos a brindarles la ayuda que ustedes estimen necesaria…”. Todo el país entendió claramente el significado de este llamado. Al Lcdo. Fortuño le queremos avisar que el pueblo de Puerto Rico es un pueblo inteligente e informado. El Pueblo de Puerto Rico  inmediatamente dedujo el mensaje de discordia y el llamado a la confrontación detrás de sus palabras. No tenemos que ser genios para entender que se  refirió a activar de forma violenta  las Fuerzas de Choque contra el estudiantado y los grupos de apoyo que los acompañan. Recordemos que estas fuerzas policiales se encuentran -como estatuas- situadas desde el primer día del paro decretado, frente a los portones del Recinto en espera de la orden para embestir tanto al estudiantado como a todo aquel que tenga de frente para  “romper cabezas” como dice el dicho.


Barricada frente al porton principal
Barricada frente al porton principal


Entendemos que estamos frente a un Gobernador que no sólo evita crear un ambiente de negociación amparada en los principios elementales de la buena fe entre ambas partes, sino que por el contrario, apoya la violencia con perturbador entusiasmo. Nuestro líderes políticos indican que el país está en crisis y la UPR, al igual que  muchas otras instituciones públicas, ha de “apretarse el cinturón” para poder lidiar con un déficit universitario de aproximadamente $200 millones, según el Presidente del Recinto José Ramón de la Torre. Este tipo de comentario es un insulto a la inteligencia del estudiante, sobre todo de aquellos  que tienen pleno conocimiento de la cantidad de gastos injustificables que ha amontonado la administración universitaria en los últimos años.

Antes que estudiantes, somos ciudadanos puertorriqueños, por consiguiente, estamos muy conscientes de la crisis actual. No vivimos en el sistema interplanetario. Este tipo de comentario insinúa que vivimos en la luna o en algún otro tipo de cuerpo celeste, cuando realmente tenemos los pies muy firmes en la tierra. Nos resulta extremadamente difícil quedarnos “silentes”, como han optado otros, frente a las políticas neoliberales de una administración universitaria que busca desmantelar la única Universidad del Pueblo. Reconociendo que los tiempos están difíciles, deberíamos tener una política pública legislada que promueva invertir en grande en la educación nacional como muy bien han optado otros países. La lógica tras la inversión resulta a la larga en que al proveer mayores oportunidades educativas para más personas, estas mismas invertirán sus esfuerzos y conocimientos para aliviar la crisis en un futuro. Los cortes que cabildea la Junta de Síndicos, sin embargo, resultaría solamente lograr  lo contrario. Al eliminar exenciones y otras condiciones particulares que le facilitan el proceso de poder estudiar a muchos estudiantes de escasos recursos, le están tronchando  a éstos su acceso a la educación superior. Por eso, la lucha estudiantil que hoy observamos va más allá del presente, va más allá del hoy y del ahora. Es una lucha mucho más abarcadora que busca asegurarle a futuras generaciones un nivel de educación justo e inclusivo. Nunca será justificable que el estudiantado tenga que sufrir lo peor de estos recortes por el déficit universitario cuando claramente existen alternativas.

Un ejemplo muy patente de lo antes dicho fue el dinero que se “embolsilló” Antonio García Padilla cuando renuncio a la Presidencia de la UPR. Al momento de su renuncia, evidenciado en la Certificación 14 del 2009-2010, la Junta de Síndicos le concedió a Padilla un pago de ingresos dejados de percibir por haber abandonado su antiguo puesto como Decano de la Escuela de Derecho para asumir el cargo Presidencial. Pago totalmente injustificado al haber sido reemplazado su antiguo cargo ocupado por otro desde el momento que le fue asignada la Presidencia, lo que lleva sospechar de esta compensación, que más parece un soborno para acelerar las condiciones de su renuncia. Esta duplicidad de gastos es inexplicable por parte de una administración que, en las palabras del Secretario Ejecutivo de la Junta de Síndicos Luis M. Villaronga en el documento de la Certificación #98 , busca “reitera[r] su política de prudencia presupuestaria, caracterizada por un uso óptimo de los recursos disponibles, mediante la implantación de medidas concretas e informadas para reducir gastos, incrementar el recaudo, y mejorar la efectividad institucional, a fin de viabilizar su desarrollo planificado y estable, tanto para la presente como las futuras generaciones.”


Asamblea frente a los portones (Foto: Yamil Corvalán)
Asamblea frente a los portones (Foto: Yamil Corvalán)


Considero que si añadimos el hecho de que a la Universidad de Puerto Rico se le deben aproximadamente $37 millones en deudas cobrables por parte de aseguradoras médicas tales  como Triple S, Humana y MCS, el argumento de la administración carece de credibilidad. ¿Por qué  no  han reclamado este dinero que hoy día hace más falta que nunca al encontrarnos en “tiempos difíciles”? ¿Por qué  intentan reducir las herramientas económicas que benefician al estudiantado, sin primero corregir sus errores administrativos que son parte del déficit presupuestario de la universidad, sobre todo cuando las exenciones en toda la Universidad no suman tan siquiera $5 millones anuales? Entre los gastos administrativos que sí ameritan una revisión inmediata, están los llamados “gastos alegres” que en el 2009 ascendieron a unos 2.7 millones de dólares en fondos públicos, que incluyeron gastos exorbitantes de cerca de $29,721 para funciones frívolas como comprar bebida y comida exótica para fiestas privadas. Este dinero sabiamente pudo haber sido invertido en las necesidades urgentes de la Institución y no en llenarle la pancita a García Padilla y sus amiguitos adinerados con carnes corte Angus y vinos selectos. La Junta de Síndicos  ha perdido de perspectiva que está administrando una institución educativa para el pueblo y no un campo de atracciones para el beneficio de unos pocos. Al  pretender decretar un  alza en la matrícula y eliminar ayudas en vez de comenzar por asuntos de más importancia, se han desviado de su meta principal de proveer y garantizar una educación asequible al pueblo. En otras palabras, el desarrollo de una “empresa educativa” que ha favorecido el capital antes del derecho humano, ligeramente remplaza aquella visión de lo que es una institución pública educativa conforme lo establecido en el artículo 5 de Carta de Derechos de la Constitución de Puerto Rico. La misma lee, “Toda persona tiene derecho a una educación que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales. Habrá un sistema de instrucción pública el cual será libre y enteramente no sectario.

Me parece muy detallada la alegada “prudencia presupuestaria” de la Junta de Síndicos y su preocupación por las futuras generaciones, plasmada en la Certificación #98. Sin embargo, las “generaciones” que buscan acoger los mismos son selectivas: va dirigida a aquellas generaciones  que se puedan adaptar a las alzas de matrícula y el encarecimiento de asistir a una universidad con complejo de corporación.

Tenemos que entender que la UPR adopta una actitud totalmente “sectaria”, donde tu situación financiera es la que determinará si se te abrirán aquellos magistrales portones que hoy se han vuelto barricadas. Esta huelga es trascendental. Esta huelga es mucho más  que el simple “lloriqueo” de aquellos tildados como  “incordios”,  “comunistas” y varios otros epítetos indebidos. Esta huelga está compuesta de hombres y mujeres valerosos, de hombres y mujeres con preocupaciones contundentes sobre la manera despiadada en la que se ven atropellados aquellos derechos de los que todos hemos de disfrutar. Esta empresa igual ha logrado movilizar a distintos gremios que han brindado un apoyo importantísimo para la causa estudiantil. Así este “minúsculo grupo que protesta”, según Fortuño nos identifica con menosprecio, ha logrado reactivar un sentimiento latente de lucha en un país desencantado con el abuso. En este sentido me parece que los Síndicos han de poner oído a las propuestas estudiantiles, ya que cargan en ellas  preocupaciones reales y potenciales respuestas sobre el futuro de la Universidad y el camino desastroso que está tomando. Sus preocupaciones sí cargan el peso de los estudiantes del presente al igual que el estudiantado del futuro. Por eso, me remonto en las palabras del juez José R. Negrón cuando digo que han “dado cátedra” los estudiantes, y la seguirán dando, en lo que es buscar justicia frente a una administración que brinda sólo oídos sordos y políticas excluyentes.

YouTube Preview Image


About Yamil Corvalán

Yamil Corvalán has written 3 post in this blog.

Poeta y ensayista. Nació en San Juan, Puerto Rico, un diciembre 31 del 1987. Cursa estudios en Ciencias Políticas en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. Adicional, es voluntario en la sección de Puerto Rico de Amnistía Internacional, donde lleva a cabo una investigación social sobre comunidades en peligro de desalojo forzoso en la Isla. Ha participado en cortometrajes y anuncios televisivos. Ha sido publicado en Cinosargo y Poesía Salvaje, revistas digitales de literatura.

w
  1. Claro! Y el mayor y mas importante de los logros ha sido impedir la graduacion de miles de estudiantes que desean unirse a la fuerza laboral que los defiende a ustedes.

  2. Rosa Ojeda says:

    El estoicismo que forjó nuestra psiquis como pueblo parece a veces ganarnos la batalla contra las injusticias y los abusos del poder. La juventud siempre nos inspira y nos lleva la delantera. ¡Lo terrible es que renunciamos a ser jóvenes demasiado pronto!

  3. ME parece muy interesante.. Sin embargo, creo que es importante recalcar el qué será luego de esta huelga? Qué cuando se derogue la cert. 98?? Tenemos que estar BIEN pendientes de los recortes y d lo que se lleve a cabo luego

  4. Bueno, juju. Sucede que esa misma fuerza trabajadora que nos “defiende a nosotros” igual se ha dado cuenta del atropello gubernamental que está ocurriendo. Aparte de los miles de despidos (y subiendo cada día) las políticas actuales afectan al puertorriqueño en diversos escenarios sociales. Fin al cabo, la lucha estudiantil y la lucha obrera que la apoya representan una relación simbiótica. Si triunfan las exigencias estudiantiles igual se ve beneficiada la clase obrera al asegurarle ayudas económicas justas y precios razonables en matricula para futuros estudiantes. En fin, puedes cínicamente señalar lo de las “graduaciones” como un triunfo, pero me parece pensar a corto plazo. Las políticas efectivas y sobre todo incluyentes, han de establecerse como proyectos a largo plazo. Sobre todo con una Administración que ignora el principio de la educación como su meta primordial. La educación es un derecho, no un privilegio, y se debe luchar porque así se respeten.

  5. Tiene razón Rosa, la juventud carga un espíritu latente de lucha. Hay que preservarlo y añadir la sabiduría y experiencia que se obtiene con los años. Así se implementa lo mejor de dos mundos. ¡Saludos!

  6. Excelente analisis de la situacion sobre la huelga
    de los estudiantes de la universidad de Puerto Rico,
    todos los sectores de nuestro pueblo debemos a aportar nuestro granito de arena, apoyando a los estudiantes de una manera efectiva,
    creo que deberianos , los padres de los estudiantes que estan
    sitiados por la policia , dentro de la universidad, sin comida,
    organizar la ;

    MARCHA DE LAS CACEROLAS , ( OLLAS) PERO LLENAS DE ARROZ Y HABICHUELAS, PARA QUE ESTA IMAGEN DE LA VUELTA AL MUNDO,
    DE LAS CONDICIONES EN QUE SE TRATAN LOS RECLAMOS DEL PUEBLO EN
    PUERTO RICO ………….

  7. Definitivamente se tiene que seguir ejerciendo presión en todos los modos y medios posibles. Sobre todo después del incidente ayer en el Sheraton. Ese tipo de represaría debilita los ánimos y asusta a la gente por eso más que nunca es más importante el apoyo. Lo espero frente a los portones con un asopao, Omar. 😛

  8. Your blog is STELLAR! I’m really happy I started reading this today. Youve got a follower in me for sure!:)

Leave a Reply