subscribe: Posts | Comments

Mark Ryden: Barbies, dioses fálicos y la deconstrucción del pop-culture americano

2 comments

Mark Ryden

Mark Ryden es un pintor californiano, miembro del movimiento de arte “lowbrow”, el cual se enfoca en la fascinación por la rica cultura visual popular, creando dimensiones alternas. Se le puede trazar raíces a la subcultura californiana de autos y ‘hipsters’, la cultura ‘surf’ y las caricaturas grotescas y surrealistas de los 50s-60s. El arte de Mark Ryden se ha descrito como arte surrealista de la cultura popular que lleva a la matización no-lineal y posmoderna de una fuerte crítica al “American Dream” y a la cultura americana.

Ryden explora la obsesión con la carne, la niñez y la televisión y sus íconos populares. Recopila la esquizofrenia cultural de un país mediatizado, enfatizando en el espectacular ‘boom’ del ‘consumer-media’ y cómo la población se ha convertido en una cultura de carnívoros consumistas ahogados en yuxtaposiciones. Expone lo grotesco de las construcciones sociales impuestas a la población, obligándonos a ver la violencia que existe tras las construcciones generales de ‘lo ideal’ y lo ‘placentero’. Ryden corta el pastel rosado que nos sirve la sociedad con sus construcciones, para enseñarnos la realidad del veneno que yace bajo el ‘frosting’. La inocencia besa lo morboso y se toman de la mano en el discurso de Ryden: Vemos una recurrente confrontación (en ocasiones alianza) entre la niñez y la muerte, la inocencia y lo mortal o fatal. Sus propuestas son irónicas y sarcásticas, cargando fuertes discursos sobre la devoción a íconos de la cultura americana, la sexualidad implícita y el discurso religioso. Uno de los temas recurrentes en sus trabajos es la mítica metáfora del acto de comunión en la religión católica y el acto antropofágico de ingerir el cuerpo y la sangre del Cristo.

En sus obras, Lincoln, el Coronel Sanders (Kentucky Fried Chicken), Jesucristo, y Barbie hacen frecuentes cameos. También incluye otros símbolos iconográficos tales como abejas (metáfora de seguidores obreros), ovejas (metáfora religiosa de seguidores o discípulos religiosos), peluches (niñez distorsionada y comercializada), numerología, simbología, citas de las religiones del mundo, flujos corporales, sangre (vida líquida; sangrar como metáfora de la pérdida de vida) y la carne (discurso filosófico, lo corporal, el vehículo del alma en un mundo físico). Se puede observar la fascinación con la niñez y la desconstrucción de la inocencia. Ryden nos propone que la niñez es observadora voraz de todo lo que la adultez trata de esconder. La pureza clichosa es antepuesta a la violencia, a la mutilación y a lo fatal. Ryden trae una propuesta retante como parte de la ola de los artistas “low-brow”. Al parecer, el tipo de peluche con que uno carga todavía tiene implicaciones más allá que un mero reflejo de regresión. Nos han delatado!

About Sheyla Rivera

Sheyla Rivera has written 36 post in this blog.

Escritora, músico y gestora cultural. Nació en Puerto Rico en la década de los 80s, entre el campo y la urbe. Completó un bachillerato doble en Psicología y Sociología en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, y cursó la maestría en Medios y Cultura Contemporánea de la Universidad del Sagrado Corazón. Se destaca en el manejo de organizaciones artísticas sin fines de lucro, cultura visual japonesa, estudios de género y teoría cultural.

w
  1. interdicta says:

    Fascinante de verdad.. el posmoderismo implicado en su tematica me parece muy sutil y complejo, o sea un posmodernismo enmascarado en un modernismo prepotente.. nadie en realidad sabe en lo qué creer.. aunque claro, tendria que ver mas de sus obras.

Leave a Reply